viernes, 20 de abril de 2018

Cuídate de mí (María Frisa)

Sinopsis:

«Dos de la madrugada. La chica tropieza al andar, ha bebido demasiado. Él la sigue a cierta distancia. Las calles están vacías, es difícil que la pierda de vista. Solo necesita encontrar el momento adecuado, un rincón oscuro. Al principio, quizá se asuste, tal vez grite. Pero luego todo irá bien. Él sabrá cuidar de ella esta noche...»  
La subinspectora Berta Guallar y la inspectora Lara Samper trabajan en el Servicio de Atención a la Mujer de Zaragoza, una división de la Policía Nacional que se encarga de investigar los casos de delitos sexuales y de violencia de género. Berta, tenaz y empática, casada y con hijos, tiene dificultades para conciliar su vida laboral con la familiar, pero ama su trabajo y pone todo su empeño y tesón en ayudar a mujeres que sufren violencia de género. Lara, una psicóloga perspicaz e independiente, ha tenido que enfrentarse a multitud de obstáculos y actitudes machistas para ascender en su profesión debido a su impresionante belleza, pero ha llegado hasta inspectora gracias a su inteligencia y compromiso.

Cuando su jefe, el comisario Millán, les muestra un vídeo en el que se ve el cadáver de un joven calcinado, ambas saben que se enfrentan al caso más difícil de su carrera. La víctima, Manuel Velasco, fue juzgado por haber violado a Noelia Abad, una adolescente que regresaba a su casa tras acudir a una fiesta con sus amigas. Velasco salió absuelto, por lo que es altamente probable que alguien se haya tomado la justicia por su mano.

Berta y Lara se enfrentan a un crimen en el que tendrán que poner a prueba toda su pericia y profesionalidad, no solo para encontrar al asesino sino para impedir que sus sentimientos contradictorios respecto a la naturaleza del delito se entrometan en la investigación. Todo mientras Berta sufre una campaña contra ella en internet por un caso de pederastia mal resuelto y Lara afronta un terrible secreto de su pasado que, de salir a la luz, podría dar al traste con su carrera policial. 

Ficha del libro: AQUÍ

“Cuídate de mí” como tantas novelas negras, comienza con un asesinato. Manuel Velasco ha aparecido calcinado dentro de una enorme pira de leña que durante las Jornadas Medievales de Alfajarín se prende con las flechas incendiarias que un grupo de hombres vestidos de templarios disparan sobre ella para deleite del público.

Sin embargo, lo que ya no ocurre en tantas novelas negras, es que el departamento encargado de resolver el esclarecimiento de la muerte de Velasco sea el SAM (Servicio de Atención a la Mujer) vinculado al Servició de Atención a la Familia que se encarga de casos de malos tratos, violencia de género y abusos sexuales. Creo que hasta ahora siempre me había encontrado con departamentos o unidades especiales o no tan especiales, que se encargaban de este tipo de asesinatos, así que eso ha sido un punto novedoso. ¿Y por qué se encarga el SAM? Pues porque la víctima había sido acusado de la violación de una menor y después absuelto del delito, así que cuando Millán, el Jefe del Servicio de Familias les muestra el vídeo con los resto de Velasco a la Inspectora Lara Samper y a la Subinspectora Berta Guallar, la primera no duda en que hay que resolver el asesinato, mientras que la segunda cree que tampoco es que el mundo haya perdido gran cosa. Un violador menos, si acaso.

Resolver quién mató a Velasco es la trama principal de la novela, pero no será la única y si me apuras ni siquiera la más interesante. Las subtramas que rodean las vidas de Berta y Lara, me han parecido también muy interesantes y me han mantenido pegada a las páginas de esta novela.

Por un lado Berta, está siendo acosada a través de un blog por el presunto violador de un niño de doce años y la situación se va tensando cada vez más a medida que las publicaciones, los seguidores y los insultos hacia ella aumentan. Por otro lado, sabemos que Lara, esconde un secreto. Algo le ocurrió hace seis años en Barcelona que dio un vuelco a su vida y la acabó llevando al puesto que hoy ocupa en Zaragoza y su superior inmediato (Millán) tiene algo que ver en ese asunto.

La trama de la novela está contada en capítulos muy cortos, por un narrador omnisciente, alternando los personajes de Berta y Lara y a través de ellas veremos cómo va la investigación y las dos subtramas que directamente les afectan. La construcción de estos dos personajes principales me ha gustado mucho aunque desde luego no he sentido lo mismo por ambas. Las dos son mujeres de gran fortaleza,  tienen que serlo para trabajar en un departamento como ese, pero no tienen mucho más en común y de hecho diría que no forman un equipo muy unido.

Lara es ante todo una mujer de gran belleza, de esas que hace girarse a los hombres, pero a veces eso es más una maldición que otra cosa. Es como si por ser guapa debiera demostrar que encima no es tonta y que vale para su trabajo. Y vale, claro que sí, sin embargo tras lo que ocurrió en Barcelona, se esconde tras un muro que no deja traspasar a nadie, y eso la ha convertido ante mí en un personaje frío y distante, al menos durante su horario laboral, porque tras las puertas de su casa es un personaje triste y solitario que no acaba de superar el pasado y la presencia de Millán en el Departamento no ayuda. No he conseguido sentir demasiada simpatía por ella, la verdad.

En cuanto a Berta, no sé si queda eclipsada por la belleza de Lara, pero no he conseguido "imaginarla" de un modo concreto, sin embargo me ha parecido un personaje más real y visceral y confieso que yo, como ella, también pensé (muerto Velasco, un violador menos en las calles. ¿Pena? Ninguna). Berta está casada y tiene dos niños, pero su vida familiar es bastante caótica debido a esos horarios de trabajo intempestivos. Su relación de pareja no parece estar pasando su mejor momento y desde luego el acoso que está sufriendo a través de las redes sociales solo ayuda a asfixiarla cada día un poco más. Una de las cosas que más me ha angustiado de Berta es la cantidad de pastillas que toma al día para poder seguir adelante. Me ha parecido tremendo.

Otra de las cosas que me ha llegado más profundamente han sido los capítulos que hablan de la violación sufrida por la menor y los abusos sufridos por el niño. No es que María Frisa se recree en ellos, pero están tan bien escritos, que he sentido mucha pena, tristeza, asco, impotencia... no sé, mil cosas.

Por otro lado me ha gustado que la autora nos ofreciera no solo el punto de vista de las víctimas y las consecuencias que sobre ellas han tenido estos actos, sino también las consecuencias que han tenido para sus familiares, y lo que es más importante, en este caso sobre los familiares del violador. Cómo se siente una persona que es familia de alguien acusado de violación. Cómo se enfrenta a amigos y vecinos, cómo nota que la gente los juzga como si todo ellos hubieran hecho lo mismo.

La verdad es que la novela me ha gustado mucho, no me ha parecido "una novela negra más". No sé si es el comienzo de una serie o trilogía, pero no me importaría volver a leer otra entrega. Me ha gustado su estilo. Como dice Aramburu en la fajilla del libro (... prosa directa, clara y precisa) y yo no soy nadie para llevarle la contraria. Me ha gustado el sorprendente y doloroso final. Me ha gustado tener que llegar a ese final para averiguar la verdad, porque yo no la vi venir.

"Cuídate de mí" ha sido un interesante lectura, que logra atraparte, emocionarte en algún momento enfadarte tocando estos temas tan delicados y desgraciadamente tan actuales. No diría que es una lectura adictiva pero sí muy recomendable.

Primeras páginas: AQUÍ

martes, 17 de abril de 2018

Silencios inconfesables (Michael Hjorth & Hans Rosenfeldt) Serie Bergman 4

Sinopsis:

Una familia es hallada asesinada en su propia casa. La Unidad de Homicidios de Torkel Hölgrund se hace cargo del caso, una investigación que se complica aún más al descubrir el cadáver del que era el principal sospechoso del crimen.

Pero hay alguien que ha sobrevivido: Nicole, la sobrina de diez años de la pareja, cuyas pisadas llevan al gran bosque que se extiende tras la casa familiar. Sebastian Bergman deberá encontrarla antes de que sea demasiado tarde.

Ficha del libro: AQUÍ

No me voy a extender demasiado en esta reseña, la verdad. Como sabéis es la cuarta entrega de la Serie Bergman, de la que hasta el momento hay cinco títulos publicados, pero al ser precisamente un serie, es complicado ya en la cuarta entrega escribir una reseñar sin hacer spoilers de los anteriores.

Es cierto que esta novela narra un nuevo caso criminal que nada tiene que ver con las anteriores novelas, pero si sois seguidores de la serie (y si no lo sois ya os lo digo yo), la parte personal de los protagonistas habituales tiene un gran peso en la historia y a cada nueva entrega vamos descubriendo más cosas y algunas verdaderamente sorprendentes.

Con los pelos de punta me ha dejado el final, donde uno de estos personajes principales muestra una forma de ser y actuar que era imposible asociar con él, o al menos yo no lo vi venir por ningún lado y directamente me ha dejado muerta.

Pero bueno, por comentar un poquito todo el tema, os diré que la trama de este cuarto caso me ha gustado mucho y  creo que remonta un poco las sensaciones que me dejó el tercer libro. De todos modos, para mí, sin haber leído el último que se ha publicado, el segundo sigue siendo el mejor.

La novela comienza con el asesinato a sangre fría de una familia al completo, un matrimonio y sus dos hijos. Parece que el asesino tenía muy claro su objetivo, pero pasó algo por alto, porque parece que había una quinta persona en la casa que tras ser testigo de los asesinatos ha desaparecido. La búsqueda de ese testigo por un lado y la investigación para averiguar quién y por qué murieron consigue atrapar la atención del lector enseguida y mantener el misterio hasta el final. Además los capítulos son bastante cortos y resulta fácil acabar uno y pasar al siguiente por más que uno quiera plantarse diciendo "uno más y lo dejo". El estilo de los autores hace la lectura muy ágil, gracias sobre todo a la gran cantidad de diálogos y además saben como nadie equilibrar la parte de la investigación con la parte personal, donde evidentemente hay una evolución de los personajes...

El Sebastian Bergman que encontramos en esta historia es muy diferente al que conocimos en el primer libro. Sigue siendo egoista y egocéntrico, pero aquí nos muestra su parte más humana y confieso que me ha resultado realmente extraño verlo en ese papel.

Vanja, no está pasando por su mejor momento... y lo que le queda. Odia las mentiras y parece que su vida ha estado basada en todo un cúmulo de ellas.

Billy sigue con su novia y tiene la sensación de que su relación va a toda velocidad pero tampoco hace nada para poner freno a todos los planes que tiene su chica.

Torkel sigue siendo un buen jefe, pero en lo que a su vida personal se refiere, no acaba de encontrar el camino. Está enamorado de alguien que no le puede ofrecer lo que él busca.

Y Úrsula, que es una parte muy importante de este equipo apenas sale en la novela, a consecuencia del final del libro anterior, pero ese breve momento en el que presta su ayuda a sus compañeros, será de vital importancia en el desarrollo de la investigación.

Como siempre he disfrutado muchísimo de esta lectura y no he empezado a leer el quinto porque sé que cuando lo terminé querré leer el sexto y todavía no se ha publicado, así que esperaré un poco, pero me he quedado (como siempre) con muchas ganas de saber cómo continúa todo lo que tiene que ver con las vidas personales de estos personajes, sobre todo con la de.... no. Mejor no lo digo.

Primeras páginas: AQUÍ

jueves, 12 de abril de 2018

Bajo cielos lejanos (Sarah Lark)

Sinopsis:

Hamburgo, en la actualidad: la periodista alemana Stephanie nació y creció en Nueva Zelanda. Pero ha perdido cualquier recuerdo sobre sus primeros años de vida ahí. Ahora deberá volver al país de su infancia y recuperar su pasado.

Ahí descubre la existencia del diario de una joven maorí del siglo pasado, cuya dramática historia tiene una profunda influencia sobre los hechos del presente.

En su viaje por Nueva Zelanda la acompañará el carismático y atractivo maorí Weru, que la ayudará no solo a descubrir secretos familiares escondidos durante mucho tiempo, sino también emociones que Stephanie nunca se había atrevido a conocer.

Ficha del libro: AQUÍ

Hacía cuatro años que no leía una novela de Sarah Lark y aunque tengo todos sus libros en casa, solamente he leído La Trilogía de la Nube Blanca y La Saga del Caribe. Todas me gustaron mucho, pero creo que ninguna como la primera "En el país de la nube blanca", seguramente no porque sea la mejor, sino por haber sido eso, la primera. Sé que las que tengo pendientes me gustarán, porque es un tipo de libro que disfruto bastante, pero también son historias entre las que me gusta poner distancia porque se parecen demasiado, así que me parecía que cuatro años habían sido más que suficientes.

Algo que también me animó mucho a adentrarme en esta novela fue que (al menos en principio) no forma parte de ninguna serie/saga/trilogía, étc. y me apetecía volver a transitar por los exóticos parajes de Nueva Zelanda.

En esta novela Sarah Lark narra la historia en dos líneas temporales, una técnica bastante habitual narrativamente, pero que sin embargo ella no había utilizado hasta ahora. A mí personalmente es algo que me gusta mucho, aunque la mayoría de las veces acabo sintíendome más atraída por una de las dos líneas temporales y en este caso, para mí la más interesante es la parte más histórica de la novela.

La novela comienza situándonos en Alemania en la actualidad. Allí vive Stephanie, una periodista encargada de investigar casos de asesinatos no resueltos. Un día su jefe le pide que se preste a una sesión de hipnotismo para intentar desenmascarar el fraude que pueda existir tras las regresiones a vidas pasadas a las que el hipnotizador Rubert Helbrich lleva a sus clientes durante sus sesiones y que tanto dinero le están costando, ya que su mujer se ha aficionado  mucho a ellas. Cuando Stephanie acude al gabinete del hipnotizador lo hace absolutamente convencida de que nada saldrá de allí, pero su sorpresa es mayúscula cuando Helbrich le dice que ha sido todo un éxito y es que durante el trance Stephanie dice ser Marama, hija de un jefe tribal maorí y son tantos los datos que va contando que como mínimo la duda ha quedado sembrada ¿Habrá existido de verdad esa tal Marama? Es cierto que Steph vivió en Nueva Zelanda con sus padres, hasta que su padre murió en un accidente de coche y su madre regresó con ella a Alemania. Además aquello le causó tal trauma que no recuerda absolutamente nada de los años vividos allí. Lo mejor es viajar a Nueva Zelanda y descubrir si Marama existió, además uno de los casos en los que Steph está trabajando es un asesinato no resuelto que ocurrió allí y quién sabe si de paso lograr recordar retazos de su niñez en aquel país.

Es evidente que la otra línea temporal es la del pasado, por lo tanto abarca la vida de Marama que sí existió realmente, pero ¿Es Stephanie una especie de reencarnación suya? A eso no os voy a contestar claro, lo que sí os puedo decir es que toda la historia que tiene que ver con Marama es la parte que más me ha gustado de la novela. Realmente Marama era la hija de un jefe tribal de la Isla Norte, pero cuando era una niña perdió a su familia y acabó siendo acogida en casa de los Clavell, que en aquel momento tienen un niño (Leonar) y una niña  (Sarah) casi de la misma edad que Marama y veremos que aunque al principio le cuesta adaptarse a las costumbres de una cultura que desconoce por completo, poco a poco va demostrando lo inteligente que es, lo rápido que aprende y se va adaptando a su nueva vida, casi como si fuera la tercera hija de los Clavell, pero solo "casi", porque lo que prometía un futuro feliz, poco a poco se va tornando en algo muy diferente.

Fotografía extraída de Lavozdealmeria.com
Como digo para mí la parte más interesante de la novela ha sido la que tiene que ver con Marama, gracias a ella, (aunque si uno ya ha leído previamente a Sarah Lark, habrá cosas que le sonarán), la autora nos hace un recorrido muy interesante sobre la historia de las tribus maoríes y cómo se enfrentaron a los "pakeha" (los colonos blancos) en un intento por proteger sus tierras, esas que los colonos les arrebataban sin contemplaciones, rompiendo los acuerdos a los que previamente habían llegado con los jefes de las tribus, nos narrará la lucha terrible en entre maoríes y colonos, la tremenda pérdida de vidas, que me ha hecho sentir todo el tiempo una sensación de injusticia terrible por ese poder que demostraban los ingleses cuando llegaban a una tierra extranjera y la reclamaban como propia en nombre de la reina, sin importarles la vida de quienes ya la habitaban.

La historia de Marama nos la cuenta ella en primera persona gracias a un diario que dejó escrito, o al menos gracias a una parte de ese diario, que nadie sabe dónde está. La búsqueda de ese diario, en compañía de un Weru un joven y arrogante maorí y la resolución del caso de asesinato sobre el que Stephanie quiere escribir se irán alternando con el relato de diario, hasta hacer que todas las subtramas acaben uniéndose.

Sobre los personajes, para mí sin duda quien destaca por encima de todos es Marama, me ha parecido un personaje completísimo. La vemos crecer desde que era una niña y pasar por todo tipo de emociones, hay en la novela una Marama feliz, inteligente, triste, decepcionada, enamorada, luchadora, rabiosa, valiente... es un personaje que transmite muchas emociones, la verdad. Además le sirve a la autora para retratar el mundo maorí con todo detalle. Tanto la ambientación de aquella convulsa (mitad/finales del siglo XIX) como las costumbres. Personalmente es una cultura que me atrae mucho y es una parte que he disfrutado bastante. El significado de sus tatuajes, por ejemplo, ha sido una parte que me ha interesado mucho. Eso sí, todos los nombres maoríes tanto de tribus como de personas, me han resultado tan complicados como los de las novelas nórdicas ¡madre  mía!

Sin embargo Stephanie me ha parecido mucho más plana, aunque es cierto que a medida que va recordando su pasado  parece ser más interesante, sobre todo hacia el final de la historia, pero nada comparado al personaje de Marama. Tampoco me ha interesado demasiado su historia de "amor", la verdad. Que una parte del pasado de Stephanie la resuelva de forma tan "fácil" un compañero de trabajo, tampoco me ha parecido muy creíble, pero bueno, son percepciones mías muy personales.

En general el libro me ha gustado y me ha encantado volver a encontrarme con Sarah Lark, pero quizás esperaba algo más. Creo que la culpa la tiene "El país de la nube blanca", que me gustó tanto que de momento ninguna de sus otras novelas la ha superado. En todo caso, me parece un libro ideal para empezar a conocer a esta autora, ya que como dije al principio es una historia autoconclusiva.

Booktrailer


Primeras páginas: AQUÍ

martes, 10 de abril de 2018

La sinfonía del tiempo (Álvaro Arbina)

Sinopsis:

Una joven escritora que trata de desentrañar la misteriosa desaparición de su marido...
Una poderosa familia de la industria vasca que vive entre fantasmas y leyendas...
Un científico dispuesto a descifrar la sinfonía oculta tras el curso de la Historia...

Este es el relato de todas las vidas que se cruzan con ellos, en un entramado de secretos que se extiende por Europa y cuyas raíces se hunden en las costas del Cantábrico, en sus ensenadas y caseríos ancestrales, en las minas y fundiciones que arden junto a las rías.

La sinfonía del tiempo es una emocionante historia de amor, una gran saga familiar y una poderosa intriga histórica. Un fascinante viaje a los tiempos del acero y el carbón, de los edificios de hierro y cristal, de los avances industriales y científicos, de la desigualdad social y el refinamiento burgués.

Ficha del libro: AQUÍ

Tenía muchas ganas de estrenarme con este autor y no será porque no pudiera haberlo hecho antes, ya que hace tiempo que tengo en casa su primera novela "La mujer de reloj", pero ahí está, todavía sin leer. Menos mal que son obras que nada tienen que ver la una con la otra, cosa de agradecer en un momento en que parece casi imposible encontrar libros que no tengan como mínimo una segunda o tercera parte, así que como daba igual empezar por una o por otra elegí "La sinfonía del tiempo".

La sinopsis me pareció sumamente atractiva y además tenía ganas de leer una novela histórica después de varias lecturas contemporáneas y aunque ya había leído sobre lo bien que escribe este joven autor, ha sido un placer confirmarlo desde el mismo inicio de la novela.

La historia arranca en Febrero de 1914 con una mujer embarazada que espera el regreso de su marido en la Waterloo Station de Londres, pero su marido no baja de ninguno de los trenes que ese día y los siguientes paran allí. Ella es Elsa Craig y su marido Benjamin Craig, un pintor impresionista que ha partido a París con sus cuadros para intentar hacerse un hueco en alguna de las más famosas galerías del momento. Elsa no duda ni por un instante que hay algo muy extraño en la desaparición de su marido. Es una mujer resuelta, que además escribe una sección por entregas en el Daily Courier y por supuesto no tiene intención de quedarse quieta esperando que Benjamin aparezca, así que parte rumbo a París, donde en lugar de respuestas lo que encuentra son más preguntas. Benjamin tampoco está allí, solamente ha encontrado un viejo grabado y una nota que la invita a volver a su hogar, al hogar donde nació y se crió, Altzuri, en el País Vasco.

Paralelamente a la historia de Elsa, la trama nos trasladará hasta 1862, donde conoceremos el origen de la familia de Elsa, la historia de los Mendíbil, sus abuelos, su padre, su tío y por supuesto su madre, Amelia, una mujer que curiosamente también perdió a su marido cuando estaba embarazada de Elsa, y por lo parece que la historia se repite, solo que en esta ocasión Elsa tomará cartas en el asunto y seguirá las pistas que poco a poco va descubriendo en la que fuera la vieja casa familiar, en una habitación muy especial, donde se encuentra el "armario del tiempo", que parece conectar el pasado con el presente de una forma que es casi imposible de entender.

Álvaro Arbina. Fotografía de Gasteizhoy
No quiero profundizar en la trama ni contar nada más para no desvelar ninguna sorpresa, porque lo cierto es que esta es una historia con muchas sorpresas, solo comentar la presencia de otro importante personaje en esta historia, el profesor Samuel Lowell Higgins, (científico, historiador, pensador y profesor de estadística matemática en el Christ Church College, como el mismo se presenta), un visionario, un hombre con una interesante teoría sobre el tiempo, de cuyas investigaciones va dejando constancia en un manuscrito que ha llamado "Las notas del tiempo". Teorías que por supuesto nadie parece tomar en serio, aunque contará con la ayuda de quien menos se espera.

Como comentaba anteriormente una de las cosas que más me ha gustado de este libro es la prosa del autor. Me parece increiblemente elegante y cuidada, las descripciones que hace tanto de personajes, de paisajes, como de hechos históricos es espectacular. Consigues sentir que estás justo en el lugar que en ese instante describe.
"El sirimiri velaba unas agua oscilantes, de plata líquida, que se domaban en el contramuelle y la muralla del rompeolas, donde colisionaban en nubes de espuma. Los motores redujeron la marcha y su estruendo se tornó en un breve mugir, mientras se internaban en la ría del Nervión, salpicada aquí y allá por embarcaciones solitarias, entre montañas sombrías donde humeaban las primeras poblaciones: Santurce, Portugalete y Algorta" 
La novela además, abarca medio siglo de historia más o menos (entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX) y describe un momento histórico muy importante tanto políticamente como en todo lo que se refiere a avances tecnológicos, médicos, etc. Una época que supuso un cambio absoluto en la forma de vida de la gente. Toda una revolución industrial que fortaleció la economía, pero convirtió a muchos de sus trabajadores casi en esclavos lo que acabó provocando el nacimiento de los sindicatos. Ese Londres de contrastes donde los ricos lo son tanto y los pobres tan miserables, es el que se quedó clavado en la retina del pequeño Arnaud Mendíbil la primera vez que visitó Londres.
"Tras cuarenta años de sosiego en Europa, sin sobresaltos, sin guerras en tierra propia, la ciencia había desbrozado los grandes misterios de la naturaleza, encogiendo el mundo y acercando horizontes, vomitando un incesante reguero de inventos y técnicas revolucionarias que vigorizaban la industria y la economía de los grandes países. Con un solo aleteo, la humanidad rozaba cotas divinas, rebasando cualquier logro cosechado desde sus orígenes. Las aeronaves y la conquista del éter, la electricidad, la radiotelegrafía y la transmisión de la palabra terrenal por todo el planeta, la desintegración del átomo, las vacunas contra la peste, la rabia y la difteria, los hogares con agua corriente, sin lumbres ni hollines que los incendiaran. Los nuevos descubrimientos simplificaban la vida, la limpiaban de estorbos y la volvían fluida, acelerada y acomodada al mismo tiempo"

Y quizás aquí pondría el único "pero" de esta historia. Me ha gustado mucho pero... confieso que la parte más histórica y que entiendo está súper documentada, ha hecho que por momentos el ritmo de la novela se ralentizara. Entiendo que muchas veces la gente no se acerque a las novelas históricas precisamente por miedo a encontrar demasiada información real mezclada con la ficción y por temor a acabar encontrándola aburrida.

La verdad es que este no ha sido el caso, al menos para mí. Es cierto que esos pasajes me ha costado un poco más leerlos, pero esta no es una novela de esas para devorar en dos días, hay que darse el gusto de disfrutar de la prosa de Arbina, hay que transportarse en el tiempo y hay que dejarse engatusar por una historia llena de magia, de tramas y subtramas tan bien conectadas que es un placer ir leyendo poco a poco la solución a cada enigma hasta que finalmente queda todo más que bien atado.

Otro punto fuerte de esta novela es la construcción de sus personajes. Es que todos me han parecido espectaculares y ninguno aparece aquí por hacer bulto, todos tienen un por qué y una conexión en la novela que en algún caso me ha sorprendido y mucho.

"La Sinfonía del Tiempo" es además de una gran novela histórica, una historia llena de secretos familiares, que por más que sus protagonistas quieran ocultar acabarán viendo la luz. Una trama inteligente y compleja que mantiene la intriga hasta el final.

Y para finalizar, os dejo el fragmento de esta popular nana vasca en la voz de Leire.
Uno de los recuerdos más bonitos y a la vez dolorosos que tiene uno de los personajes de la novela. (Pág. 342)


Primeras páginas de la novela: AQUÍ

jueves, 5 de abril de 2018

Resumiendo Marzo 2018

Marzo ha sido un gran mes en cuanto a lecturas ya que todas me han gustado mucho.

El único (vamos a llamarlo "tropiezo") ha sido "El séptimo niño", que aunque lo empezamos con muchas ganas en una Lectura Conjunta, decidimos abandonarlo por mayoría después de una semana leyendo. Solamente dos personas consiguieron terminarlo y a ninguna de las dos les acabó de convencer.

Odio que me pase esto con un libro, porque la sensación de tiempo perdido es tremenda, pero ¡qué le vamos a hacer! No hay mal que por bien no venga y en su lugar decidimos leer "La ciudad de las mujeres desaparecidas" y fue todo un acierto.



1.- La tierra del viento (Javier Árias Artacho)
2.- El secreto de la Tritona (Manuel Pinomontano)
3.- La vida escondida entre los libros (Stephanie Butland)
4.- Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (Ekeba Favilli/Francesca Cavallo)
5.- La ciudad de las mujeres desaparecidas (Megan Miranda)
6.- Muertos prescindibles (Hjorth & Rosenfeldt)
7.- La bruja (Camilla Läckberg)
8.- Una pareja casi perfecta (Marina Keyes)
9.- El envío (Sebastian Fitzek)
10.-El secreto de las hermanas Blackwood (Ellen Marie Wiseman)

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails