jueves, 22 de febrero de 2018

La rosa de medianoche (Lucinda Riley)

Sinopsis:

A través de los exóticos palacios de los grandes maharajás de la India de 1911 y de las majestuosas mansiones inglesas de los años veinte, descubrimos la extraordinaria vida de Anahita Chavan. 

Ochenta años más tarde, una joven y exitosa actriz estadounidense viaja a una apartada mansión inglesa para participar en una película. Durante el rodaje aparece el bisnieto de Anahita, que está investigando el pasado de su abuela. Juntos intentarán descubrir los secretos que albergan las paredes de la mansión sobre la familia que ha vivido allí durante generaciones.

Ficha del libro: AQUÍ

Una cosa empiezo a tener muy clara, Lucinda Riley se ha ido ganando poco a poco un lugar en mis estanterías y se ha convertido en una autora que me encanta. No hay un libro suyo que haya leído y que no me haya gustado. Vaaale, es cierto que no he leído tantos, pero es que ¡todos me han encantado! 

Por supuesto "La rosa de medianoche" no podía ser una excepción y no lo ha sido, aunque en esta ocasión no le daría las 5 estrellas y os cuento por qué. 

La historia de esta novela se desarrolla en dos épocas diferentes, a principios del siglo XX y en la actualidad (2011)  entre La India y los paisajes ingleses, pero sobre todo en Astbury Hall. Cuando comienza la novela, nos encontramos a su protagonista Anahita Chaman cumpliendo 100 años. Un siglo da para mucha vida y la suya ha sido más que interesante. Anahita ha dejado escrita su historia y el día de su cumpleaños le entrega el manuscrito a Ari, uno de sus bisnietos, que "a priori" no parece muy interesado en ella y también le pide un favor.

Cuando la vida de Ari, da un giro inesperado, decide que ha llegado el momento de leer ese manuscrito y gracias a él nos sumergiremos de lleno en la vida de Anahita. El manuscrito nos llevará tiempo atrás a conocer a Anahita desde que era una niña, aunque de vez en cuando retornaremos a la actualidad que nos trasladará a Astbury Hall (un caserón que uno se imagina como el de Downton Abbey) donde se está rodando una película ambientada en los años 20 protagonizada por Rebecca Bradley, una actriz americana.


Lucinda Riley. Fotografía extraída de AQUÍ




Ambos hilos temporales y ambas tramas se irán alternando, pero definitivamente yo me he quedado más enganchada a la trama del pasado. No sólo porque ahí reside Anahita, que es un personaje fascinante, sino porque la historia en sí es mucho más interesante y los personajes que rodean a Anahita también. Es cierto que la vida de Rebecca parece esconder también algún misterio relacionado con su pasado y su personaje cae bien, pero creo que su historia está lejos de poder compararse a la de Anahita, que desde el principio conecta con el lector. Esto puede deberse también a que a Rebecca solo la conocemos desde el momento en que llega a Astbury Hall, es una actriz con mucho éxito que se siente bastante agobiada por ello y que no parece saber manejar especialmente bien y que además tiene una relación bastante complicada con otro actor, bastante cretino, por cierto. Sin embargo a Anahita la conocemos desde niña y es un personaje tan especial, tan bondadoso y carismático, que seguir su vida se hace mucho más interesante.

Ya desde niña se puede adivinar la clase de persona que es y la mujer que llegará a ser. Las circunstancias de la vida la llevan a convertirse en la mejor amiga de Indira, la hija pequeña del Majarahá de Cooch Behar y gracias a eso podrá hacer muchas cosas que de otro modo nunca hubieran estado a su alcance, sobre todo tras la muerte de su madre, de quien hereda una interesante habilidad, por llamarlo de alguna manera.

Además de Anahita y Rebecca en la novela planean un gran número de personajes secundarios muy interesantes y atractivos con sus propias historias a cuestas que también aportan interés a la narración. Creo que este es un aspecto que Lucinda Riley cuida mucho al igual que la ambientación de sus novelas. Tanto la parte que transcurre en La India, como la que transcurre en Inglaterra están magníficamente descritas, sobre todo esta última, que es donde más tiempo pasan los personajes. Imaginar Astbury Hall (aunque uno no hubiera visto Downton Abbey es muy fácil) Visualizar sus jardines y en general llegar a sentirte presente en cada uno de los escenarios, es una habilidad que he agradecido en todas las novelas de esta autora.

Si a todo esto unimos un estilo narrativo impecable, un equilibrio perfecto en el ritmo de las diferentes tramas y una historia llena de secretos y misterios que ir desvelando, una vez más tenemos los ingredientes necesarios para atrapar al lector en una novela preciosa, que hará las delicias de todos los fans de esta autora. Y si todavía no la conoces, es un buen libro por donde comenzar, ya que no pertenece a ninguna serie. Y ya puestos, también recomiendo "La joven del acantilado" otra bonita novela cuya trama es autoconclusiva.

PRIMERAS PAGINAS Ficha del libro: AQUÍ

martes, 20 de febrero de 2018

El último regalo de Paulina Hoffmann (Carmen Romero Dorr)

Sinopsis:

Paulina Hoffmann crece en el infierno del Berlín nazi, pero el horror invade del todo su vida cuando el ejército ruso ocupa la ciudad al final de la guerra. En esos días, su madre toma una decisión que marcará para siempre la historia de Paulina: su huida desesperada al Madrid de la posguerra, su apasionada juventud en España, su inesperado matrimonio y, sobre todo, el gran amor hacia sus hijos y su única nieta, Alicia. Será Alicia la que, muchos años más tarde y tras la muerte de Paulina, decida viajar sola a Berlín para sumergirse en el pasado de la mujer de la que tanto aprendió y comprender el último secreto de su abuela, una auténtica superviviente que logró decidir su propio destino a pesar de los recuerdos y el silencio.

Ficha del libro: AQUÍ

"El último regalo de Paulina Hoffmann" con esa portada tan bonita y atrayente es una de las novelas del momento. En cuanto empecé a verla por distintas redes sociales y blogs leí su argumento y supe que tenía muchas papeletas para ser una de esas historias que podían gustarme. Para no llevar las expectativas demasiado elevadas no quise buscar reseñas ni críticas hasta haberla leído yo y una vez que la finalicé sí busqué las opiniones de otros lectores y como imaginaba es una novela que está gustando mucho y yo también tengo que sumarme a esas favorables opiones. En cuanto empecé a leerla prácticamente no la solté. De hecho me la leí en una sola tarde, pero aún así, no diría que es una lectura de cinco estrellas.

La historia de Paulina es muy bonita y su personaje es el que lleva el peso de la historia. Cuando Paulina muere, en la lectura del testamento, su nieta Alicia hereda un piso en Berlín que nadie sabía que Paulina tenía, así que hasta allí se traslada para intentar descubrir por qué su abuela no les dijo nada de ese piso, para intentar entender qué significa y para sin saberlo, descubrir una parte del pasado de su abuela que desconocía, aunque ella estaba segura de que ambas se lo contaban todo.

En el piso, encontrará también un álbum de fotos, que recuerda que su abuela le enseñaba cuando era niña, pero que ya hacía muchos años que no veía y poco a poco iremos conociendo su historia.

Paulina es una superviviente. Su vida, como digo es muy interesante y desde luego es un personaje que te gusta desde el principio. La conocemos siendo una niña en una Alemania en guerra, donde tras perder a sus hermanos y su padre, se queda sola con su madre, que no duda en escribir a su hermana que vive en el Madrid de la posguerra para pedirle que las acoja puesto que lo han perdido todo. Su llegada a Madrid marca el principio de un futuro para ambas, aunque de una forma muy diferente. 

Si por algo se caracteriza el personaje de Paulina es por su fortaleza, es una luchadora y cuando las cosas se tuercen no se rinde, se levantará las veces que sean necesarias pero siempre tirará hacia delante. Alicia es su única nieta, pero es casi como una hija para ella, ya que la madre de Alicia murió siendo ella muy pequeña y ha ayudado a criarla, por lo que la conoce perfectamente. El mejor regalo que puede hacerle a su nieta, que  no está pasando por su mejor momento, es ese piso y esa historia. 

Confieso que con el personaje de Alicia yo no he acabado de conectar demasiado, pero sí con el de Paulina y gracias a ella la lectura me ha durado un suspiro. Es una novela que nos transporta a Berlín, a Madrid, y a los veranos en Málaga, donde vive la familia de su tío y donde por cierto aparece otro personaje que me ha encantado (Manuela).

El estilo de la autora es sencillo, es una lectura muy amena y ágil que hace las páginas vuelen y creo además que es el tipo de novela que puede gustar a gran variedad de lectores. Me ha gustado mucho y creo que repetiré con Carmen Romero Dorr cuando publique una nueva historia.

PRIMERAS PAGINAS Ficha del libro: AQUÍ

viernes, 16 de febrero de 2018

Lectura programada "Por encima de la lluvia" Víctor del Árbol

El próximo lunes, 19 de Febrero, volvemos a leer en compañía y aquí traigo el calendario de esta lectura programada.


Leeremos “Por encima de la lluvia” de Víctor del Árbol y lo haremos en 10 días. Ya sabéis (y si no lo sabéis lo repito) que las lecturas están programadas para cada día, para que todos leamos el mismo número de páginas y nadie pise a nadie. Al final de la lectura diaria, el primero que tiene tiempo sube su comentario y luego los demás vamos añadiendo nuestras impresiones. Hasta ahora siempre lo hemos pasado bastante bien, así que espero que con esta novela repitamos experiencia.

Ya está abierto el Evento en Facebook, pero por supuesto es solamente para los participantes, así no hay peligro de que podamos destriparle el libro a nadie.

También hemos elegido el título para la siguiente lectura que empezará el 5 de Marzo, aunque no es una novedad. Se trata de “El séptimo niño” de Erik Vaeur. Y es que los libros que llevan tiempo en nuestras estanterías también tienen derecho a ser leídos, que con tanta novedad, nos olvidamos de por qué los habíamos comprado, pero bueno, cuando terminemos la de Víctor volveré con su calendario por si alguien se anima a unirse. Eso sí, es una novela de la que he leído todo tipo de comentarios, muy buenos y muy malos.

Si alguien se quiere apuntar, que me lo diga AQUÍ

martes, 13 de febrero de 2018

Un amor (Alejandro Palomas)

Sinopsis:

En el reducido universo familiar de Amalia y sus tres hijos, Silvia, Emma y Fer, el engranaje se mueve al ritmo desacompasado de las emociones. Es una familia típica, y sobre todo, muy real. Un cosmos cocido al fuego lento de varias entregas que han atado a miles de lectores. Pero llega un día cumbre en sus vidas. Emma se va a casar y todos se sumergen en las tareas y los remolinos de organizar la mejor boda. La noche previa a la ceremonia, una llamada rompe la armonía familiar. Silvia, Emma, Fer y otros parientes se conjuran para poder celebrar a la vez el aniversario de Amalia, que coincide inevitablemente con la fecha de la boda. 24 horas de acelerón emocional que pondrán a prueba a todos y cada uno y al mismo engranaje familiar. Un nuevo ejercicio de virtuosismo emocional. Una literatura que llega por el plexo y se inocua directamente a los sentimientos. Alejandro Palomas extiende su ya variada paleta de colores para dotar a sus personajes de los matices, sesgos y rasgos que los acercan a los lectores y éstos los reconocemos como a propios en sus particulares universos familiares.

Ficha del libro: AQUÍ

Recuerdo lo mucho que me gustó “Una madre” y lo que me pude reír con la entrañable Amalia, recuerdo lo maravillosa que me pareció la relación que tenía con sus hijos y la gran mujer que se escondía detrás de los disparates que salían de su boca sin pedir permiso.

Recuerdo también la lectura de “Un perro”. Me encantó volver a encontrarme con estos personajes, me enamoré aún más (si es que eso era posible) de Amalia y de sus hijos, y en esa novela sobre todo de Fer y Rulfo. ¡Ay Rulfo! En puño nos tuvo el corazón durante toda la lectura.

Y ahora que ya he terminado “Un amor” solamente desearía que hubiera un cuarto libro. Creo que no miento si digo que de las tres, es la novela que más me ha hecho reír y llorar. Esta tercera entrega gira en torno a la boda de Emma, que justo coincide con el cumpleaños de Amalia y con "algo más". Emma, que tanto nos hizo sufrir en “Una madre” por fin ha encontrado en Magalí a esa persona con la que compartir su vida y todos están felices por ella, pero hasta llegar al momento de la boda, Fer nos irá contando las novedades que han ocurrido en la familia y algunas historias pasadas que no conocíamos en profundidad pero que han sido fundamentales para convertir a los protagonistas de la novela en las personas que ahora son.

Me he emocionado mucho, pero mucho, en varios momentos importantes de la narración. Me ha emocionado Emma cuando por sorpresa se encuentra en el hospital donde está Amalia con un personaje importante en el pasado de la familia. Cómo no emocionarme con lo que dice, sabiendo que en su lugar yo pensaría igual. Y no quiero hablar en plural, porque cada uno sabrá (o imaginará) cómo reaccionaría en el caso de haber vivido lo que ha vivido Amalia y con ella sus hijos.

Me ha emocionado mucho Silvia. Sí, Silvia (entre nosotros, yo creo que a veces también soy un poquito "Silvia"). Quizás sea la hermana “no-simpática”, parece siempre un polvorín a punto de estallar, y a pocos días de la boda lo hace delante de Magalí y aunque acaba reconociendo que es lo mejor que le puede haber sucedido a Emma, también le reprocha los secretos que calla y no comparte.
... hay que desconfiar siempre de quien te impone un silencio, porque detrás de todo silencio personal hay una historia fea.
... a veces, con suerte, se puede empezar mejor, y de verdad creo que contigo será así para ella. Será un comienzo mejor para Emma, pero, desgraciadamente para ti, ella no somos nosotros. Aquí cada uno es cada quien, y si lo que de verdad quieres es una familia, será mejor que sepamos antes cuál es la que dejas y por qué, y cómo era el atntes de este ahora tuyo. No contar es desconfiar y nosotros no necesitamos más desconfianza, créeme. Lo que necesitamos es la verdad. Aunque no la quieras. Aunque sea fea y duela.
Con Silvia me he vuelto a emocionar tras la boda, pero sobre todo con tía Inés, que tras escuchar todo lo que Silvia escupe por esa boca, no duda en "contraatacar" diciéndole cuatro verdades que todavía duelen más cuando las dice alguien que te quiere.

En cuanto a Amalia... es que ya no sé qué decir. Amalia es uno de esos personajes que te vienen a la cabeza si alguien te pregunta por un personaje simpático, por un personaje divertido, por un personaje entrañable, por un personaje inolvidable... Amalia es Amalia (o Malia, o Albania, da igual) y la adoras porque es puro amor, amor por sus hijos, por su Shirley, por cualquiera que se cruce en su camino. He sentido auténtica congoja cuando se ha puesto tan pachucha que han tenido que llevarla al hospital. Ella es maravillosa porque es una mentirosa adorable, porque mezcla churras con merinas y de su boca salen unas parrafadas sin pies ni cabeza dignas de estudio, porque sus mentiras siempre tienen como fin no enfadar, ni hacer daño a nadie, si acaso a ella misma, porque su incapacidad para memorizar nombres y cambiarlos a su antojo (Sven/Esbién, Magalí/Mariví, John Li/Yoli...) es muy divertida y porque siempre es la protagonista de los momentos más hilarantes de la historia.

Impagable el momento "codornices con chocolate" de Oksana, un personaje nuevo en este universo maravilloso que no abre la boca si no es para decir siempre grandes verdades y dar sabios consejos y que desde aquí pido que vuelva a aparecer en cualquier otra historia (vamos como si tiene que ser la protagonista de esa historia). Creí que no podía para de reír, igual que cuando Fer lleva a Amalia a su primera cita con "Yoli", el acupuntor. Maravilloso el momento de la lectura del poema en la boda (cómo me hubiera gustado ver la cara de la jueza), el momento "ramo de flores" en la gasolinera... en fin... fantásticos todos esos momentos.

Y de verdad, cuánto se agradecen estas risas entre tantas emociones que ponen los pelos de punta.  "Un amor" es una novela que rebosa eso: "Amor". El amor de una madre por sus hijos, el amor de los hermanos por su madre, el amor entre ellos mismos, el amor de pareja y el desamor, el amor que sustenta las verdaderas amistades... "Un amor" está lleno de risas, llanto, dolor, humor a raudales y personajes maravillosos  y yo no sé qué más contaros para animaros a leer no solo este flamante Premio Nadal 2018, sino los tres libros y que forméis parte de esta pequeña gran familia de la que tantos ya somos miembros.

De verdad, cómo me gustaría ver a Amalia convertida en abuelita ¿Os lo imagináis?

PRIMERAS PAGINAS: AQUÍ

sábado, 10 de febrero de 2018

El bueno de Oliver (Liz Nugent)

Sinopsis:

Oliver Ryan es la personificación del éxito y el carisma. Vive en el mejor barrio residencial de Dublín, los libros infantiles que escribe no dejan de recibir premios y su mujer, Alice, le ama y admira incondicionalmente. Toda su vida es una envidiable sucesión de privilegios y comodidades. 

Hasta que una noche después de cenar Oliver ataca a Alice y la golpea hasta dejarla en coma. Mientras quienes le rodean tratan de comprender este terrible acto de brutalidad, Oliver cuenta su historia. También lo hacen todos aquellos con cuyos caminos se cruzó durante cinco décadas, ofreciendo piezas de un puzzle que deja al descubierto una asombrosa historia de humillación, envidia, terribles mentiras y magistral manipulación.

Todos piensan que conocen a Oliver Ryan. A partir de esa noche descubrirán que nadie le conoce en absoluto. 

Ficha del libro: AQUÍ
“Esperaba una reacción mayor la primera vez que la pegué”. 

Así comienza esta novela y sí, probablemente la primera vez que Oliver le puso la mano encima, la reacción de Alice debió haber sido mayor, es posible que eso hubiera evitado "la segunda vez" que la dejó en coma ante el asombro de todos los que conocían a la pareja.

A veces, las novelas de las que nunca hemos oído hablar, aquellas que desconocemos y que acaban llegando a nuestras estanterías por pura casualidad cuando se cruzan en nuestro camino un día de rebajas (como es el caso de esta en concreto) son las que más alegrías te dan. Ahora que he terminado su lectura, he visto que sí hay algunas reseñas sobre ella, pero a mí, sinceramente no me sonaba de nada y la verdad es que me ha encantado y enganchado desde la primera página.

El argumento me llamó enseguida la atención, y aunque cuando la compré estaba catalogada dentro de la novela negra, no tengo muy claro que sea ese su género porque desde luego no es una novela negra al uso. El que espere unos giros sorprendentes llenos de acción, se va a llevar un chasco. La novela más bien tiene que ver con la psicología del personaje y en ese sentido funciona a la perfección.

Como dice la sinopsis, Oliver es la personificación del éxito y a priori su vida es perfecta. Su mujer le ama, tiene éxito como escritor de cuentos infantiles, que además son ilustrados por su mujer Alice y hasta ha tenido suerte con sus infidelidades, ya que no le han pasado factura en su matrimonio. Entonces ¿qué le ha llevado a darle una paliza a Alice que la ha dejado en coma probablemente para siempre? Pues eso es lo que iremos descubriendo a lo largo de las siguientes páginas a través de la voz del propio Oliver y la de una serie de personajes que han formado parte de su vida de un modo u otro a lo largo de los años. La única que no se pronuncia es Alice, porque no puede, pero confieso que me hubiera gustado mucho también escuchar su voz.

Desde la primera línea sabemos que Oliver es el culpable de la paliza. Además él no se esconde. Todo lo que vamos a leer ocurre tras su detección, cuando su historia llega a la prensa, así que no hay que buscar ningún culpable, porque ya lo tenemos desde el principio. Hay que buscar un por qué y para ello llegaremos a conocer a Oliver en profundidad pero será difícil que empaticemos con él (al menos yo no he sido capaz) por muy difícil que haya sido su infancia, que lo fue. Al final eso es lo que acabó forjando su carácter, convirtiéndolo en un auténtico psociópata.

"El bueno de Oliver" es una novela coral, no hay duda. A través de las voces de diferentes personajes que la autora nos va presentando (sin profundizar excesivamente en ellos) y cuyos nombres dan título al capítulo que narran y que se irán alternando durante la lectura, conoceremos distintas etapas de la vida del protagonista. La verdad es que todo lo que nos van contando es muy interesante y la autora mantiene viva la curiosidad del lector con el truco de la alternancia, cortando siempre en la parte más interesante, lo que te deja con ganas de volver a recuperar la voz de cada uno de esos personajes para continuar leyendo. 

El lector, gracias a la información que todos los personajes nos van ofreciendo, irá componiendo la vida de Oliver y será, junto con él mismo, el que acabará conociendo toda la historia de principio a fin. Personalmente la parte que transcurre en los viñedos franceses y las consecuencias de lo que allí ocurrió me parecen la mejor parte de la novela y aunque llegando al final, más o menos te estás imaginando (y temiendo) qué es lo que ocurrió allí realmente y cual fue el detonante que hizo que Oliver golpeara a Alice, la intriga te mantiene en vilo hasta el final.

"El bueno de Oliver" ha sido una grata sorpresa, una lectura de prosa sencilla, una historia original de intriga psicológica muy bien desarrollada y una lectura más que recomendable.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails